La piscina fluvial más desconocida de Asturias

Ubicado a los pies del pico Gorfolí, Illas es uno de los concejos más desconocidos de toda Asturias. Y no será por su situación privilegiada, a un paso de Salinas y Avilés, muy bien conectado por la cercana autovía del Cantábrico y con algunos recursos naturales dignos de las mejores guías de viaje. 

Rincones con encanto en Illas / Guillermo Álvarez
Plaza en Callezuela / Guillermo Álvarez

También gastronómicos, ya que Illas es tierra de embutidos -como la longaniza de Avilés– o de quesos, donde el azul de La Peral es el rey aunque tiene otro humilde competidor, el fresco Gorfolí. 

Ayuntamiento de Illas / Guillermo Álvarez

Entre molinos y casonas

Destaca la capital del concejo, Callezuela, donde podemos encontrar la iglesia de San Julián, visible desde todo el valle. En los alrededores, encontraremos varias fondas de buen comer, algunas mundialmente conocidas por sus abundantes menús. También suficientes plazas de aparcamiento, lo que hace que se pueda disfrutar de Callezuela y los pueblos de los alrededores sin prisas. 

Bordeando la parroquia, y en dirección al arroyo que dio fuerza a los antiguos molinos, encontramos el área recreativa de Sollovio. No se puede llegar en coche -de ahí las numerosas plazas de aparcamiento de la zona alta del pueblo- pero apenas distan unas doscientos metros

Rodeado de mesas de merendero, encontramos un bonito entorno a la sombra de una preciosa carbayera. Cuenta con un pequeño merendero, donde disfrutar de platos regionales, helados y refrescantes bebidas para una preciosa tarde de verano. 

La piscina de Sollovio está llena de rincones mágicos / Guillermo Álvarez
Tardes de verano en Sollovio / Guillermo Álvarez

La piscina fluvial, la joya de la corona

Aunque, sin duda, la joya de la corona es su piscina fluvial. Alimentada por las frescas aguas que bajan de los bosques y riscos cercanos, el paisaje bucólico se abre ante una pequeña cascada artificial desde donde brota un agua limpia y natural

Por tan solo 1.50 € podemos acceder a esta piscina que es la delicia de grandes y pequeños. Con un vaso diferenciado para los más peques de la casa, los adultos podrán disfrutar del sosiego de este enclave en el que parece que, en cualquier momento, saldrá un trasgu juguetón. 

Cascada artificial en la piscina / Guillermo Álvarez
Detalle de la cascada / Guillermo Álvarez
Nadie se quiere perder los refrescantes chapuzones en Illas / Guillermo Álvarez

Cuenta con servicio de duchas, así como socorrista. También dispone de una pequeña padrera anexa, junto a un antiguo molino rehabilitado, que hoy contempla los juegos de cartas, las tertulias a media tarde y las confidencias entre toallas. 

Ya no golpea el viejo molino pero sí que ha vuelto la vida, aunque sea por unos meses, a uno de los enclaves más bucólicos del Principado. Illas, en plena Comarca de Avilés, sorprende. Y es que aún quedan rincones por descubrir -más allá de los «superventas turísticos»- en Asturias. 

Panorámica del área recreativa / Guillermo Álvarez

Deja un comentario