Avilés clausura la VII edición del Festival de Cine LGTBI+

Tras nueve jornadas de cine, arte, teatro, música y cultura, el Centro Niemeyer de Avilés cierra su VII edición del Festival de Cine LGTBI+. La alemana «Bliss» y el corto español «Si supiese» fueron los ganadores de un evento donde la diversidad y la lucha contra los prejuicios ha sido los ganadores indiscutibles.

El puente multicolor que da acceso al Niemeyer, epicentro del Festival / Mochila de Cromo

Una semana llena de eventos y conferencias

Sin duda, el Centro Niemeyer fue el epicentro de todo lo que se pudo vivir durante estas jornadas dentro del Festival. Un evento que congregó a los y las mejores cineastas del género LGTBI+. Con la vista puesta en ofrecer toda una serie de largometrajes que visualizasen la mayoría de realidades de la sociedad, el equipo de Borja Ibaseta (director del festival) aunó esfuerzos en ofrecer pura calidad en las diferentes sesiones. 

Grandes clásicos de la cultura LGTBI+, como la editorial DosBigotes o la icónica librería Berkana, permitieron acercar al conjunto de la sociedad la necesidad de abordar las problemáticas a las que tenemos que vernos en el colectivo desde la empatía y el análisis crítico. 

Corres como una niña, de David Guerrero / Mochila de Cromo
Guerrero durante la presentación / Mochila de Cromo

L@s cineastas Antonio Bernal, Magda Casellas y Cintia Ballbé, entre otr@s, abordaron la nueva era en el largometraje LGTBI+. Desde el arte y el concepto de visualizar todo tipo de identidades, la mesa redonda permitió poner en valor la normalización del ser a través de su sentir, más allá de la percepción que pueda tener la sociedad.

La asociación deportiva Faciendo Camín apoyó el festival / Mochila de Cromo

David Guerrero apostó por la inclusión en el deporte

Otro de los grandes protagonistas del festival fue David Guerrero. El periodista, activista por la lucha en la igualdad social y presidente de Deporte y Diversidad presentó su libro «Corres como una niña» el pasado sábado. 

El periodista de la Cadena Ser regaló una fantástica ponencia, moderada por Max Álvarez, con un repaso sobre los referentes en el deporte. Con una mirada crítica, presentó la triste realidad que se encuentra en su día a día: como algunos padres de niños con vulva o niñas con pene no pueden hacer algo tan sano, natural y normal como es jugar con sus amigos y amigas. Una sexualización excesiva por parte de una sociedad con una férrea herencia católica ve, sorprendentemente, como algo aberrante que los niños y las niñas jueguen y compitan juntos; si es que alguien cree que competir es lo más importante en esa franja de edad.

Max Álvarez (izquierda) y David Guerrero (derecha) durante la presentación / Mochila de Cromo

Con un discurso firme y reivindicativo, Guerrero quiso dar protagonismo a que Asturias y Castilla y León sigan siendo las únicas comunidades sin ley LGTBI+. Este hecho supone que no se disponga de una legislación que evite situaciones de discriminación por orientación sexual. 

El periodista hizo un guiño a los y las deportistas del colectivo a lo largo de la Historia. Además, concretó que no debería exigirse una norma «física» en los cuerpos de los y las atletas, haciendo referencia a la inclusión de las personas trans en los circuitos de alto rendimiento

David Guerrero, periodista y autor de "Corres como una niña" / Mochila de Cromo

Con gran acierto, Guerrero afirma que «es saludable hablar de cuerpos y no de géneros«. Está claro que una atleta que compita en halterofilia no tendrá la misma constitución que una mujer que participe en natación sincronizada o esgrima. Matiza que, puestos a diferenciar, «quizás deberíamos hacer una diferenciación entre las posibilidades que tienen los y las atletas del primer y tercer mundo«. ¡Bravo!

¿Quieres saber cómo transcurrió el primer fin de semana del festival?

Bliss y Si supiese se alzan con los galardones

El Premio al Mejor Largometraje de la Sección Oficial fue para Bliss, de Henrika Kull. Un drama lésbico sobre los diferentes conflictos de identidad del colectivo y cómo abordar los diferentes ideales de vida desde la perspectiva queer

La española Si Supiese, del cineasta Aitor Gametxo fue la favorita dentro de la sección Cortos – Miradas. El hecho de que, pasados los cuarenta, exista una realidad LGTBI+ dentro de una sociedad heteropatriarcal da luz sobre cómo muchos hombres y mujeres ocultan su identidad por miedo al acoso y exclusión de su entorno más cercano. 

Photocall entre cineastas y el director del Festival, Borja Ibaseta (centro) / Mochila de Cromo
La música también fue protagonista de las jornadas / Mochila de Cromo

El público joven apostó por Finlandia, de Horacio Alcalá. La primera muerte de Joana recibió la Mención Especial del jurado profesional. 

Sin duda, un festival abierto a toda la ciudadanía que permite demostrar, con hechos y no palabras, como Avilés es la ciudad más tolerante, abierta e inclusiva de cuantas tenemos en el Principado. Una apuesta clara y sin dobles intenciones por la cultura diversa y de calidad.

¿La gran vencedora del festival? Sin duda,  la diversidad. 

Espacio de educación sexual y afectividad / Mochila de Cromo

Desde estas líneas agradecer la amabilidad de todo el equipo del festival, con Borja Ibaseta a la cabeza, con nuestro medio a lo largo de las diferentes jornadas. 

No podemos dejar de mencionar la ayuda prestada a través de la organización Diversex y el café Lord Byron avilesino. Sin ellos, no hubiese sido posible conocer la realidad LGTBI+ de la ciudad. 

Por último, mención especial a la entidad deportiva Faciendo Camín, por apostar por el deporte inclusivo y abierto a toda la sociedad, así como a Xega Asturias, asociación que contó con una destacable presencia a lo largo del festival.

El talento gana partidos pero el trabajo en equipo gana campeonatos. ¡Nos vemos en la VIII edición! 

La asociación XEGA contó con su propio espacio en el Festival / Mochila de Cromo

Deja un comentario