Pozo Sotón y CEMM, lo que nunca te contaron de la vida minera | Mochila de Cromo

Si alguna vez has querido conocer el patrimonio industrial con el que contamos en Asturias, nada mejor que acercarte al Centro de Experiencias y Memoria de la Minería, en las inmediaciones del pozo Sotón. Una experiencia imprescindible, muy entretenida y que nos sirve para entender el día a día de aquella Asturias de tonos oscuros. ¿Quieres conocer nuestra experiencia? Recoge tu Mochila de Cromo porque comenzamos… ¡ya!

De la mano de la Mancomunidad Valle del Nalón, en colaboración con Asturias Travel Bloggers, pudimos disfrutar de la experiencia de visitar el CEMM, Centro de Experiencias y Memoria de la Minería, ubicado frente al pozo Sotón, auténtico emblema de las cuencas mineras asturianas.

Este espacio es mucho más que un museo sobre la minería asturiana al uso ya que, a lo largo de todo el recorrido (unas dos horas en total) podrás sentirte como un minero que se adentra, cada día, en el tajo. Se convierte en una buena manera de entender no solo el pasado de estas cuencas industriales, que vivieron épocas de bonanza gracias a una industria en auge debido a la situación mundial a lo largo del siglo XX, sino también el futuro de una zona que busca reconvertirse tanto en el plano industrial como en el turístico. ¿Quién dijo que el patrimonio industrial fuera aburrido? ¡Ahora te demostraremos que estás muy equivocad@!

Un museo interactivo donde nos acompañará Carmina

Una vez dentro de las instalaciones, comenzamos nuestra visita en lo que fue la lampistería. Punto de encuentro diario de los mineros que bajarían a la oscura mina, también era el lugar donde se guardan las lámparas para la jornada así como la propia esclava que identificaría, de por vida, a cada minero. El hecho de que, una vez acabase el turno, no se devolviesen todas a su posición original solo podría augurar un mal presagio.

Mientras escuchamos atentos a Mónica, nuestra guía en el CEMM, aparece la intrépida Carmina que, con el arte propio de las mujeres de la cuenca minera asturiana, nos invita a acompañarla a lo largo de su jornada frenética por las instalaciones del antiguo pozo Sotón.

Accedemos a la casa de aseos donde los mineros dejaban el mono del trabajo colgando a través de un ingenio para que no tocara el suelo y pudiese secar correctamente. Hay que entender que cambiarse de ropa diariamente era un lujo que no se podía asumir en aquellos años.

Es la historia del pozo Sotón un sinfín de luz y sombras, que se ha llevado por delante la vida de más de 540 mineros, fallecidos en las entrañas de la tierra desde 1967 hasta hoy. Parte de estos accidentes fueron provocados por el grisú, ese gas tan ladino que está marcado en el ADN minero.

Toca, siente, vive…

Uno de los aspectos más interesantes del CEMM es que puedes interaccionar con gran parte del recorrido. Por ejemplo, puedes sentir las texturas de los diferentes elementos que acompañaban a los mineros en su día a día, así como sacarte una foto a través de un photocall que hace las deliciosas de los más peques.

Si quieres vivir, de una manera más reducida, cuáles eran los ruidos y sensaciones dentro de la mina, nada como ingresar en la sala oscura dentro del espacio dedicado al grisú. En total oscuridad, con ruidos taladrantes y totalmente desorientados, tendrás que cogerte a una cuerda para poder llegar al exterior. ¡Toda una aventura!

El imprescindible papel de la mujer

Las grandes olvidadas y que fueron clave para el desarrollo socio-cultural de las cuencas mineras asturianas. Ávidas de pasión, de valentía y de cariño por su familia, las mujeres de la cuenca minera, como nuestra Carmina, demostraron un carácter que les permitió, poco a poco, equipararse en derechos y demostrar que podían, perfectamente, realizar roles que se creían masculinos.

Las tristemente llamadas mujeres sin hombre (viudas, solteras o represaliadas) eran las que accedían a los puestos más básicos, como la cocina o limpieza, lo que en ocasiones las impediría, de por vida, aumentar su posición socio-económica al tratarse de mujeres sin acceso a la educación.

El paternalismo industrial también hizo que las antiguas aldeas se convirtiesen en auténticas ciudades donde no faltaban servicios básicos. Con esta técnica, se conseguía que los trabajadores se creyesen afortunados por estar al amparo de la industria minera, a pesar de que los salarios no aumentasen. Uno de los sanatorios más conocidos en las cuencas era el Adaro, tal y como nos relata Carmina, donde se producían los partos, operaciones o donde, desgraciadamente iban los mineros tras un accidente laboral. Una llamada desde el sanatorio Adaro nunca iba a ser una buena noticia para las familias mineras.

Unos exteriores únicos

A diferencia de otros espacios museísticos de la región, también dedicados al turismo industrial o la propia minería, el Centro de Experiencias y Memoria de la Minería cuenta con unos exteriores originales y únicos como son las antiguas instalaciones del icónico pozo Sotón.

Hoy en día, el polvillo de la hulla ha dado paso a espacios que albergan todo tipo de eventos, desde campamentos urbanos hasta conciertos o conferencias. Los y las más aventurer@s podrán adentrarse dentro del propio pozo, viviendo la experiencia completa y sintiendo, sin ningún tipo de artificio, lo difícil de la vida minera.

El pozo Sotón cuenta también con un escape room y organizan, a lo largo del año, eventos como conciertos en memoria de los mineros fallecidos (donde no puede faltar el solemne Santa Bárbara bendita) e, incluso, carreras deportivas.

Nuevos tiempos en un valle, el del Nalón, que ha sabido coger el guante del turismo, diversificándose en numerosos aspectos y permitiendo que el propio Valle del Nalón pase a ser un destino de día a un punto imprescindible para visitar durante un fin de semana.

¿Sabes todo lo que puedes hacer por la zona? Aquí te dejo algunas entradas que te interesarán:

Agradecer a todo el equipo de la Mancomunidad Valle del Nalón su amabilidad y profesionalidad a lo largo de la jornada por el valle, permitiéndonos conocer todas las joyas. Asimismo, agradecer a las chicas del CEMM su amabilidad y sus explicaciones y, por supuesto, a AsturiasTB por hacerlo posible.

¿Has estado en las cuencas mineras asturianas y quieres contarnos tu experiencia? ¿Conoces a alguien que tuviese algún familiar dentro del pozo Sotón? Recuerda que os leemos, como siempre, en el apartado Comentarios.

Ser lector o lectora de Mochila de Cromo es totalmente gratuito por lo que, si te ha gustado este artículo, te animo a que nos dejes un like y lo compartas en tus redes sociales ya que así ayudas a mantener esta fantástica comunidad viajera. ¡Nos leemos!

One reply to “Pozo Sotón y CEMM, lo que nunca te contaron de la vida minera | Mochila de Cromo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star