Mochila de Cromo

BLUESEA Lanzarote Palm, el todo incluido low-cost que nos ha sorprendido | Mochila de Cromo

Cuando hablamos de Lanzarote se nos vienen a la cabeza imágenes de volcanes, acantilados donde rompen las frías aguas del Atlántico y obras únicas de César Manrique. Pero Lanzarote también se ofrece como un destino de sol y playa, donde los hoteles de máxima categoría ofrecen servicios de Todo Incluido para que no tengas que preocuparte por nada, como en el BLUESEA Lanzarote Palm. ¿Quieres conocer nuestra experiencia? Recoge tu Mochila de Cromo porque comenzamos… ¡ya!

Lanzarote es playa, es arte, es naturaleza en estado puro y es el lugar ideal para desconectar sin caer en los típicos sol y playa. Convertido en un destino con múltiples posibilidades, nos decidimos visitar la isla volcánica el pasado mes de septiembre, aprovechando unos días libres.

Después de un año de trabajo y muchas horas delante del ordenador, nos apetecía relajarnos una semana con todas las comodidades y, tras mirar un poquito precios y localizaciones, pensamos que la mejor opción era optar por un Todo Incluido. Si bien los precios eran altos para las cadenas más conocidos, encontramos una oferta con la cadena BLUESEA, una desconocida para nosotros en ese momento, pero que cuenta hoteles en el Mediterráneo, Canarias e, incluso, Marrakech.

Después de pensarlo unos días, decidimos reservar esta oferta de Buscounchollo.com (con quienes habíamos reservado nuestra escapada al balneario de Panticosa): 7 días, 6 noches, en régimen de todo incluido en el Lanzarote Palm por tan solo 200€ persona. Tenemos que tener en cuenta que tendríamos un apartamento con baño privado, servicio de piscina, todas las comidas además de los propios servicios de un todo incluido que, en este caso, era servicio de bar así como snacks. ¿Sería una ganga o un auténtico desastre?

Un apartamento con vistas al océano

Nada más llegar, vimos que nuestro hotel no estaba en primera línea de playa, cosa que ya sabíamos y que, para nosotros, no suponía ningún problema ya que no pensábamos bajar hasta la playa de Puerto del Carmen… con la piscina sería suficiente. Después de comentarnos un poco los horarios de las comidas, decidimos coger el segundo turno de desayunos y comidas, y el tercero de las cenas. Esta medida se hace para que el salón no se congestione y podamos tener un servicio de calidad.

Tuvimos suerte a la hora de asignarnos el apartamento (en realidad es como un aparthotel más que un hotel típico) ya que este estaba en los pisos superiores (os lo recomendamos) y en posición sur, con vistas al océano y las montañas de la zona de Papagayo. Una verdadera delicia ver los atardeceres desde nuestra terraza.

El apartamento era básico pero sumamente funcional: contaba con un pequeño salón con cocina americana y televisión plana además de varios armarios para dejar el menaje y una pequeña nevera que enfriaba lo suficiente las botellas de agua (no os recomendamos que bebáis del grifo…. pero ni en este hotel ni a lo largo de la isla ya que su sabor no es del todo agradable).

Las camas eran dobles, con un armario en suite muy grande y con profundidad, y almohadas que, para mi gusto, eran cómodas. La mesita como tal es una pequeña mesa, sin cajones, por lo que se puede echar de menos algo de espacio para dejar cargando el móvil, auriculares y demás.

El baño estaba limpio, con una ducha con potencia y que calentaba en poco tiempo. Los amenities que ofrece el hotel son los típicos, pero es cierto que no había nada “especial” teniendo en cuenta la categoría del establecimiento, que es de cuatro estrellas.

Relájate en la piscina mientras disfrutas de un cóctel

Buscábamos, como os decía, un hotel para desconectar, sin pretensiones pero con piscina para pasar las mañanas o las tardes y luego coger nuestro coche de alquiler y recorrer la isla. Lo cierto es que, si bien la piscina del BLUESEA Lanzarote Palm no es nada fuera de lo común (no vengáis pensando que tiene vistas o que es una infinity pool), para nosotros fue perfecta. Chapuzón, tumbona, chapuzón, tumbona… así estuvimos varias mañanas.

El servicio del Todo Incluido te permitía disfrutar de bebidas calientes (cafés o tés), refrescos (de reconocidas marcas como Coca-Cola) o cócteles desde las 10 de la mañana hasta las 23, de forma ininterrumpida. El servicio de camareros fue, en todo momento, muy amable y siempre estaban dispuestos a ayudar y hacer que tu estancia fuese sumamente agradable. Como dato, debes dejar un euro para coger el vaso del servicio de TI, que se te devolverá el último día al finalizar tus vacaciones; con ello, se evita que el hotel se llene de vasos de plásticos, con el efecto negativo tanto para el medio ambiente como para la propia imagen del hotel. Nos pareció genial y muy responsable.

Desayunos, comidas y cenas sabrosas y variadas

Si piensas que no vas a poder disfrutar de un buen servicio de cocina en la cadena BLUESEA estás equivocado. Aunque es cierto que tanto el salón como la propia zona de buffet no son demasiado grandes, al distribuir a la gente en turnos se evita que se formen aglomeraciones o que las bandejas queden sin reponer demasiado tiempo.

Las comidas y cenas incluían una zona de platos fríos, como embutido, quesos o para hacerte una ensalada completa, además de platos calientes donde no faltaba la pasta, un plato de pescado o bien varios de carne. Desde el redondo de pavo hasta la carne guisada, todo estaba realmente delicioso. A mi, por ejemplo, me encantó la noche que pusieron pollo al curry y la última noche de nuestras vacaciones, que era temática con cocina asiática, con un cerdo agridulce que estaba buenísimo. Interesante el servicio de show-cooking, donde el personal te hace al momento chuletas, lomo adobado o jamón asado con su salsa… incluso salmón.

La sangría, vinos, cervezas, refrescos están incluidos, así como los postres: tartas de manzana, la de limón (riquísima), fruta o profiteroles, entre otros. No faltan los helados, por supuesto. Lo que no está disponible es el servicio de cafés o tés, ya que sólo se utilizan por las mañanas.

El desayuno era un poco más caótico, ya que todos los huéspedes cuentan con este servicio (y lo cierto es que el personal hace lo que puede ya que, muchas veces, la gente es sumamente mal educada y no tienen consideración). Nos extrañó, bastante, oír críticas allí mismo sobre si la comida estaba mala, no tenía sabor o eran productos muy básicos; puedo decir, y creo que hemos realizado algún viaje ya y hemos visto alojamientos de todo tipo, para determinar que la gente busca duros por pesetas.

Con una relación calidad-precio tan buena (tened en cuenta que el día nos salía a poco más de 30€… he estado en hostels más caros que eso), lo mínimo sería sonrojarme si dijese que el servicio y la calidad de las instalaciones no están a la altura del precio que se paga.

Sí es cierto que, con la situación del COVID actual, el servicio de limpieza se realiza cada dos días y, desde mi punto de vista, me parece que las chicas de personal hacen lo que pueden con el poco tiempo del que disponen para poder hacer las habitaciones. Si tenemos algo que objetar es que la limpieza de los espacios “que no se ven” sí que podría ser algo más profunda pero, repito, en términos generales, el hotel ofrece más de lo esperado por el precio que se paga.

Enfocado al turista extranjero

Otro factor a tener en cuenta es que el hotel está bastante enfocado al turismo internacional, dado que la propia zona de Puerto del Carmen es un auténtico refugio para los turistas ingleses y alemanes, principalmente. Para nosotros no supone un problema, pero sí que debes tener en cuenta que los desayunos, por ejemplo, tienen un perfil más británico que mediterráneo.

Por otro lado, nosotros no tuvimos ningún incidente con ruidos, música y demás. Si bien es cierto que este perfil de turista no suele respetar la norma de reservar las hamacas en la zona de piscina, el personal suele ser muy educado a la hora de indicar que no se puede hacer así y que los objetos personal se dejarán en la zona del socorrista (creedme que, a veces, con mucha paciencia). Como comentaba antes, los únicos aspectos negativos posibles del hotel son, en su mayoría, provocados por parte de los alojados.

Lo recomendamos y repetiremos con la cadena

No os miento, después de reservar observé que había críticas negativas en los buscadores y me asusté un poco pensando que me estarían vendiendo gato por liebre pero, visto un poco cómo se comporta la gente, me parece que muchas de las críticas son infundadas. Quizás el que vayas a un Todo Incluido te hace pensar que vas disfrutar de bogavantes en la cena, primeras marcas en bebidas alcohólicas, servicios premium o petit-fours y primera línea de playa pero, ¿Quién lo puede pensar por 200€ persona para una semana? Y, mucho menos, cuando la competencia ofrece alojamientos en el mismo régimen por tres veces ese importe. Debemos ser consecuentes y, desde mi punto de vista, es un hotel agradable, que cumple lo que promete y que se torna ideal para desconectar, con un personal muy amable y dispuesto a facilitar tu estancia y con un servicio de limpieza que hace lo que puede teniendo que limpiar más de cien apartamentos cada dos días.

Recomendamos, totalmente, este hotel y esta cadena si buscáis algo similar a lo que nosotros hicimos y si no necesitáis otros servicios más premium o que se enfoquen hacia un público familiar, por ejemplo. De hecho, hemos visto que cuentan con hoteles en Baleares y Marruecos, con precios sumamente competitivos, por lo que muy probablemente, la próxima temporada, reservemos con ellos.

Y vosotros, ¿alguna vez habéis ido a un hotel en régimen de Todo Incluido? ¿Habéis estado en el BLUESEA Lanzarote Palm y queréis compartir vuestra experiencia? ¿Tienes alguna duda más y quieres preguntarnos? Os leemos, como siempre, en el apartado Comentarios que encontrareis más abajo.

Este artículo se basa en nuestra propia experiencia y en ningún caso se trata de una colaboración con la cadena BLUESEA Hoteles, ya que en su caso lo indicaríamos siguiendo nuestro estricto código ético de publicaciones.

Recuerda que ser lector o lectora de Mochila de Cromo es totalmente gratuito por lo que si das like o compartes este artículo nos ayudas a crecer como comunidad viajera y que este proyecto sin ánimo de lucro llegue a más gente. ¡Nos leemos!

One reply to “BLUESEA Lanzarote Palm, el todo incluido low-cost que nos ha sorprendido | Mochila de Cromo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star