Mochila de Cromo

Nuestra experiencia alquilando un coche con SIXT en Lanzarote, ¿un desastre? | Mochila de Cromo

Para nuestras vacaciones en Lanzarote decidimos, tras echar cuentas y ver un poco las posibilidades de movernos que teníamos por la isla, que la mejor opción era alquilar un coche. Decidimos hacerlo con la compañía alemana Sixt. ¿Quieres saber por cuánto nos ha subido el alquiler? ¿Correspondía el coche que reservamos al que alquilamos? ¿Letra pequeña? Recoge tu Mochila de Cromo porque comenzamos… ¡ya!

Una vez habíamos reservado el hotel y vuelos hacia la isla volcánica, tocaba ver qué hacer y ver en Lanzarote. Lo cierto es que nosotros viajamos con una oferta que incluía el Todo Incluido por lo que, en un primer momento, pensábamos no movernos demasiado por la isla, con la única intención de piscina-mojito-comer-dormir (no tenía por qué ser en ese orden). Pero, lo cierto, es que un lugar como Lanzarote es único en el planeta, por lo que no podíamos desperdiciar la oportunidad de recorrer sus carreteras rodeados de volcanes, disfrutar de sus pueblos con encanto o ver los lugares que aparecen en las diferentes guías o blogs.

En un primer momento apostamos por comprar una excursión que nos subía a los 65€ por persona y que incluía un recorrido por toda la isla, en un único día. Pero, tras valorar las opciones, y teniendo en cuenta que tendríamos que movernos desde el aeropuerto de Arrecife hasta el hotel (ida y vuelta, con una no tan buena conexión por autobús), decidimos que lo mejor y más cómodo era alquilar un coche. ¿Problema? Jamás habíamos alquilado uno ya que siempre hemos viajado en el nuestro, o bien, en transporte público. ¡Tocaba vivir una experiencia nueva!

Alquilar un coche por primera vez y no morir en el intento

Lo cierto es que teníamos muchos meses de antelación para poder comprobar, con calma, los precios que las diferentes compañías nos ofrecían y hacer una comparativa. Después de mirar en varias, teniendo en cuenta que nosotros solo necesitábamos el coche más básico ya que buscábamos recorrer la isla por carreteras convencionales, vimos que la compañía Sixt ofrecía unos precios bastantes más bajos que la competencia, y con unas críticas que, por regla general, eran bastante buenas (del tema de las críticas ya hemos aprendido que no es todo oro lo que reluce, pero tampoco todo es tan malo como lo pintan a veces).

Pues bien, después de pensarlo unos días, decidimos hacer la reserva de nuestro coche con Sixt. En principio, sería un Opel Corsa o vehículo de categoría similar, con 2450 kilómetros incluidos (para la isla, y siempre que no hagáis locuras como recorrerla tres o cuatro veces en el mismo día, da de sobra) y de gasolina. Todo por 220€ para 7 días, 6 noches.

Además, al reservar y pagar en el momento, nos salía unos 30€ más barato que si hubiésemos pagado en la propia oficina de Arrecife, cosa que siempre se agradece.

Llegamos al aeropuerto… ¿dónde está la oficina?

Nada más salir de la zona de control del aeropuerto, y casi siguiendo a las hordas de turistas que se iban hacia los stands de las compañías de alquiler de coches, nos pusimos a buscar la oficina de Sixt. Sabíamos, ya que en el correo previo nos lo habían indicado, que el vehículo no estaba en el aparcamiento del aeropuerto (se ahorran cuantiosas tasas) sino que estaba en un polígono cercano pero, lo que nos puso nerviosos fue el hecho de que no veíamos ningún punto de información y, por lo tanto, no sabíamos quién ni cómo nos llevarían hasta ese polígono.

Después de recorrer la planta superior del aparcamiento, en la zona de llegadas, y preguntar a personal del aeropuerto, nos dirigimos hacia la zona de autobuses para ver que había unos chicos de chaleco naranja que, casualmente, eran de Sixt. Allí estaba una furgoneta esperando por nosotros ya que debes indicar la hora de llegada y ellos te esperan para llevarte hasta la oficina. Como concepto, fenomenal, pero la falta de señalización e información hizo que nos entrase un poco la angustia de si habíamos sido engañados (no me quiero imaginar qué pueden pensar los turistas extranjeros).

No era el coche que habíamos reservado

Tras recorrer apenas 10 minutos en la furgoneta, llegamos a un parque comercial donde estaba la oficina de Sixt Lanzarote. Allí nos recibió un chico moreno que nos dio la bienvenida varias veces, en un afán casi exhausto por agradar. Lo cierto es que todo iba bastante bien hasta que nos hablaron un poco sobre las condiciones de la reserva que habíamos hecho.

Me imaginaba que, al igual que sucede en algunos hoteles u otros servicios, hubiese que dejar una fianza por si acaso iba algo mal a lo largo del alquiler; en este caso, la fianza que tienes que abonar para un coche de categoría básica es de 300€ (uno de categoría media serían 500€). Esto no resultó un problema ya que la fianza se devolvió unos cuatro días después de entregar el coche, ya en la península.

Lo que no me gustó nada fue cómo juegan con el miedo de los usuarios, más si son primerizos como nosotros. El seguro que estaba asociado a nuestro vehículo era a terceros, algo que nos parecía lo habitual y normal. Pues bien, el chico que nos atendió insistió demasiado, jugando un poco sucio, a que tuviésemos precaución ya que un simple golpe o rasguño conllevaría un coste de 1000€, un daño en una rueda serían otros 1000€ y así sucesivamente. De forma casi automática, como quien sabe bien la lección, nos comentó las opciones plus del seguro, animándonos a que pagásemos casi 30€ más por día de alquiler (con lo que, automáticamente, el buen precio de Sixt respecto a su competencia desaparecía).

Por suerte, durante nuestra estancia pudimos disfrutar de la isla sin ningún percance pero, sinceramente, este chico me estropeó las vacaciones ya que cada salida con el coche suponía un riesgo; ya no por mí, ya que tendría precaución, sino porque es fácil que alguien al aparcar te dé un golpe o un rasguño. Desde aquí, nuestra percepción fue que ese servicio fue lamentable, como así lo hicimos saber en su encuesta interna. El chico, en realidad, está haciendo su trabajo, pero nos parece que esa jugada tan sutil no es justa cuando se venden como una compañía de coches low-cost.

¿Lo bueno de todo esto? En el momento de la recogida del coche, no había uno de la categoría más básica que fuera con marchas por lo que tuvieron que darnos uno de categoría media: un Kia Sportage azul que, sinceramente, fue una delicia conducir (deciros que yo, en mi día a día, tengo un Dacia). El uso del navegador fue un imprescindible para disfrutar de la carretera sin preocupaciones, así como el aire acondicionado, que funcionaba con potencia y refrescaba las calurosas tardes de Lanzarote.

Una agente encantadora a la hora de devolver el vehículo

A la vuelta hacia el aeropuerto, tuvimos que devolver el Kia con el depósito lleno. Justo al lado de la oficina, junto al Lidl y en plena rotonda, hay una gasolinera Repsol por lo que no tendréis que buscar ninguna por la isla, con precios prácticamente iguales a otras más alejadas de la zona del aeropuerto.

Una vez dejado el coche en el aparcamiento, la chica que estaba en ese momento nos indicó que debíamos esperar unos minutos ya que había otra pareja que se dirigía hacia el aeropuerto. Amablemente, nos llevó en otra furgoneta (algo más deteriorada que la primera) hasta la terminal de salidas del aeropuerto de Arrecife, en la terminal 1.

Nos sorprendió, no obstante, que fuera con el uniforme de la compañía (incluyendo tacones) y tuviera una destreza asombrosa para esquivar los coches por las desconcertantes carreteras que están en el entorno del aeropuerto.

En resumen, ¿recomendaríamos Sixt para alquiler un coche? Lo cierto es que sí, teniendo en cuenta sus bajos precios y que, en general, el servicio fue bueno. Quitando el hecho de que intenten venderte algo, jugando con el miedo y nada más aterrizar en destino, me desagradó bastante, dejando un mal sabor de boca que quería compartir con todos vosotros. Quizás si reservas con el seguro todo incluido el precio ya no se vuelve tan competitivo y puedan ser interesantes otras opciones más conocidas y con reseñas más favorables.

Y tú, ¿has tenido alguna vez algún problema con alguna compañía de alquiler de coches? ¿Habías reservado un tipo de vehículo y te dieron otro? ¿De categoría inferior? Recuerda que tu opinión puede ayudar a otros viajeros por lo que te animamos a que la compartas en el apartado Comentarios que encontrarás más abajo.

Recuerda que ser lector o lectora de Mochila de Cromo es totalmente gratuito por lo que si compartes este artículo o le das like ayudas a que lleguemos a más gente y que este proyecto sin ánimo de lucro continúe creciendo. ¡Nos leemos!

3 replies to “Nuestra experiencia alquilando un coche con SIXT en Lanzarote, ¿un desastre? | Mochila de Cromo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star