¿Cena especial? Descubre El Foralín, en Oviedo

Durante estas fechas parece que nos permitimos mayores caprichos y es que, la época navideña invita a reuniones familiares, entre amigos y entre los que no  nos vemos tan a menudo como nos gustaría. Si buscas un lugar especial para celebrar tu cena navideña, ¿por qué no visitar la propuesta de El Foralín, en pleno centro ovetense? Recoge tu Mochila de Cromo porque comenzamos… ¡ya!

El restaurante El Foralín se encuentra en  Asturias, 18, en pleno corazón de Oviedo, junto al Eurostars Reconquista y en una de las manzanas con los mejores restaurantes de la capital asturiana. Y es que, sin duda, El Foralín merece estar entre los mejor posicionados dentro de su categoría.

Detrás del equipo de El Foralín se encuentra el chef Félix Martínez, galardonado este año con la Caldereta de Don Calixto al Cocinero con Proyección y que, recientemente, ha conseguido que el nombre de su casa de comidas se encuentre en la prestigiosa Guía Michelin, dentro del apartado Big Gourmand.

Y es que, aunque el local es pequeñito, está muy bien decorado, buscando la cercanía con el comensal y con una carta que mezcla la cocina más tradicional con las últimas tendencias gastronómicas. Asimismo, la presencia de la mar es palpable en cada rincón de este establecimiento ya que, como bien podemos leer en una de las paredes del establecimiento, El Foralín era precisamente el nombre del barco del abuelo de Félix.

Interior del restaurante

Bueno, ¡pero cuéntanos que te has pedido!

Lo cierto es que la carta es algo justa pero, en cierto modo, se enfoca en un producto fresco, sin adulterar y donde la calidad está garantizada. Como se suele decir, de la mar a tu mesa.

Para comenzar pedimos unos mejillones en vinagreta con leche de cabra. Puede parecer una mezcla peculiar y, sin duda, lo es pero debemos estar abiertos a nuevos sabores y experiencias gastronómicas. Solo así descubréis que estos mejillones, muy frescos, estaban deliciosos.

Costillar de cochinillo (foto propia)

Entre los segundos platos puedes encontrar opciones de carne aunque prevalecen las opciones de la mar. A pesar de ello, yo siempre me tiro más por la carne y decidí pedirme un costillar de cochinillo. En su punto, muy tierno y con un sabor muy potente que atestigua, de nuevo, la buena calidad del producto. Viene acompañado de una pequeña ensalada de brotes verdes y unos espumosos de limón, de sabor muy intenso que combinan a la perfección con la carne.

La presentación, tanto del entrante como del plato principal es muy bonita, sin artilugios que arriesguen demasiado y que descontextualicen el plato.

¿Y el postre?

Bueno, pues al ser cuatro decidimos pedir uno diferente cada uno y así hacer nuestro porpio menú degustación dulce. El mousse de queso Peñasanta está extremadamente bueno y su presentación es digna de los mejores restaurantes. Mi postre, una tarta de zanahoria con helado de mandarina y hojas de chocolate casero. Como podeis ver, no es este postre para adictos al salado. También destacar el sabor y cremosidad del arroz con leche, como el que hacían nuestras abuelas. La tarta de manzana, por otro lado, destaca por un sabor singular y con una aparecían similar al apflestrudel austríaco, uno de sus postres por excelencia.

Detalle del mousse de Peñasanta (foto propia)

¿Ofrecen menú degustación?

Sí, pero solamente si todos los comensales lo solicitan. Este menú cuenta con una variedad de platos que puedes encontrar en carta y, excepto que vayas buscando probar un poquito de todo, casi recomendaría decidirte por los propios platos.

Cremoso arroz con leche (foto propia)

Uno de los detalles que más me han gustado es que, dentro de las opciones fuera de carta, se indica el precio de los mismos. Es un detalle que se torna natural y que, en este tipo de gastrobares a veces se omite, y no tengo claro el por qué. Ese hecho, junto a la sencillez aparente de los platos y el propio local, junto a un servicio amable, agradable y experto hacen que El Foralín se convierta en uno de los gastrobares con mayor naturalidad con los que cuenta Oviedo donde las pretensiones se dejan fuera. Aquí se ha venido a disfrutar de la comida de verdad, en mayúsculas.

(Foto propia)

Espero que os haya gustado esta nueva entrada. Recuerda que las opiniones aquí vertidas son fruto de experiencias propias y en ningún objeto de promoción. Asimismo, puedes seguirme en redes sociales para estar al tanto de las últimas novedades

¡Nos leemos!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: