¿Quieres visitar una auténtica quesería asturiana? Los Caserinos (Villaviciosa) | OPINIÓN

Después de un frío y lluvioso fin de semana por mi tierra, apetece quedarse en casa con la manta, el café y ¿un arroz con leche? Si probáis el de Los Caserinos, la ganadería – quesería de la que os voy a hablar hoy, seguro que le hacéis un hueco. Recoge tu Mochila de Cromo que comenzamos… ¡ya!

¿Dónde vamos?

Quiero hablaros de una visita que, en realidad, hice el verano pasado pero que recupero ahora que vuelve el buen tiempo, los días son más largos y las ganas de viajar… bueno, esas siempre son las mismas: muy altas.

La ganadería-quesería de la que os hablo, Los Caserinos, se encuentra en el pequeñísimo pueblo de Maoxu, muy cerca del convento de Valdediós (visita recomendadísima) y del coqueto pueblo de Amandi, todo ello perteneciente al concejo de Villaviciosa, en Asturias.

Si además visitas la zona en Semana Santa, no te pierdas el ambiente solemne que se viven esos días: Qué ver, qué hacer: Semana Santa en Villaviciosa (Asturias)

Para llegar hasta ahí no os preocupéis ya que está todo muy bien indicado, aunque la carretera es algo estrecha; pero a eso estamos acostumbrados en Asturias.Y una vez allí, ¿qué?

¡Habrá que hacer una visita guiada! Estas se realizan todos los días excepto los domingos, por la mañana (11, 12 y 13) y de tarde (17, 18 y 19). Duran una hora aproximadamente y son totalmente gratuitas (en Mochila de Cromo siempre mirando por el bolsillo).

Con amplio aparcamiento, nos recibe nuestro simpático guía dispuesto a enseñarnos todo el proceso del queso: desde el ordeño hasta su degustación.

La primera parte la haréis en el establo donde los más peques (y no tan peques) pueden acariciar a las vacas, conejos y algún que otro cabrito malhumorado. Os comentarán la importancia de que los animales estén bien cuidados, limpios, y el mimo que la familia tiene con ellos.

Asimismo, y bajo el hórreo, la construcción típica asturiana donde antaño se guardaban las cosechas , nuestro guía os comentará la importancia del maíz en la dieta de la comarca, y os presentará a las estrellas de la granja: los cerdos.

Vamos a la quesería

La tercera parte de la visita se hace en la quesería propiamente dicha. Antes de entrar, os pondréis un gorro de filtro para no contaminar quesos y demás. A partir de ahí, pasáis a la sala donde se están haciendo los quesos, con una explicación clara y concisa sobre cómo se elaboran. Mención aparte merece su arroz con leche. Creedme cuando os digo que, quitando el de las abuelas, jamás he probado uno tan bueno. Es prácticamente el mismo sabor que los arroces que se hacían antaño, pero con la ventaja de poder cómertelo tranquilamente en tu casa. ¿Cómo? Pues porque se vende en unos pequeños tarros (apostando por el vidrio, como debe ser) que te permiten llevarlo en la maleta con total comodidad… siempre que lleguen al maletero del coche. Además, entenderéis porque nuestras abuelas se pasaban una mañana entera (o más) dándole vueltas al cazo (hoy en día, la tecnología hace que no sea necesario el brazo paciente de nuestras yayas).

Decenas de tarros preparados para degustar

Y como remate, ¡a comer queso!

Terminaréis la visita en el llagar, dónde sino en la Comarca de la Sidra. Allí, podréis ver como se elaboraba no hace tantos años la sidra natural, tan típica de la tierrina, y podréis degustar todos los quesos que habéis visto anteriormente: ahumado, de tres leches, de sidra… y Fernando, uno de los hermanos que regentan Los Caserinos, no os dejará marchar hasta que hayáis hecho una copiosa merienda (creedme que es verdad).

Asimismo, podréis comprar todo lo que probáis, así como diversos embutidos, sidra y recuerdos. Encima, sus precios son más que asequibles dada la calidad de los productos, totalmente ecológicos. Por ejemplo, os podréis llevar esos deliciosos tarros de arroz con leche que os comentaba por poco más de un euro.

Los pequeños cabritos son los más fotografiados

Por otro lado, os aseguráis que estáis manteniendo vivo un negocio familiar que ha sabido aprovechar la tecnología, las redes sociales y el turismo familiar para potenciar el sector primario en Asturias, tan abandonado por la falta de oportunidades y rentabilidad.

¿Merece la pena?

Es una visita breve pero intensa. Perfecto como plan familiar para una tarde, después de visitar todo lo que tiene para ofrecer Villaviciosa. Asimismo, es una experiencia totalmente diferente que muy pocas veces se puede ver con tanta facilidad, cercanía y de forma gratuita, en otras regiones.

No os arrepentiréis en absoluto. Yo, de hecho, tengo que volver, para probar su cuajada o los nuevos yogures ecológicos.

Os dejo su enlace a la web por si queréis hacer algún tipo de pregunta a sus propietarios: loscaserinos.com

Espero que os haya esta entrada. Recuerdo que las opiniones y reseñas vertidas en mi blog son experiencias propias y en ningún momento patrocinadas por las empresas que se mencionan, dentro de una opinión realista, independiente y veraz. Si ya has visitado Los Caserinos, puedes dejarme un comentario dándome tu opinión sobre la experiencia.

Además, si me sigues en Facebook (Mochila de Cromo), Instagram (@mochiladecromo) o YouTube (@mochiladecromo) puedes estar al tanto de las últimas novedades. Nos leemos!

3 comentarios sobre “¿Quieres visitar una auténtica quesería asturiana? Los Caserinos (Villaviciosa) | OPINIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s