Opinión | MEININGER Downtown Franz Viena

Cultural, sofisticada y musical. Viena es todo esto y mucho más. Perfecta para una escapada de fin de semana o para unos días de descanso, seguro que buscas un hotel bueno, bonito y barato, acorde a la filosofía de Mochila de Cromo. Continúa leyendo para conocer todos los detalles.

¿Dónde vamos a dormir?

Sabes que viajar barato no significa viajar mal, o al menos, eso es lo que pienso cuando reservo mis alojamientos. En este caso, después de varias consultas a través de Booking y Tripadvisor, me decanté por el hotel Meininger. Esta cadena es conocida por sus hoteles dedicados a un público tipo hostel y low-cost, donde suelen combinar estancias típicas de hostel (como el hecho de tener una cocina compartida gratuita) con instalaciones propias de hotel. Así, puedes escoger entre habitaciones compartidas con literales, o habitaciones dobles/triples clásicas. Por tanto, la sinergia de los dos conceptos hace que te puedas encontrar con un alojamiento que se adecúa a tu presupuesto sin renunciar a nada.

El hotel Meininger Downtown Franz Vienna fue finalmente mi opción escogida, por varias razones. Su situación parecía muy céntrica, a pocos minutos del centro histórico de Viena así como del anillo que rodea el barrio 1, epicentro de la capital austríaca. Asimismo, las buenas opiniones recogidas y el precio, hicieron que me decantara por esta opción.

¿Qué nos vamos a encontrar?

Al ser un alojamiento mixto tipo hostel-hotel es cierto que el perfil de cliente es joven y que viaja en grupo, pero no es para nada un inconveniente. Las habitaciones privadas clásicas son las típicas de cualquier hotel y es que, aunque la categoría del hotel está marcada como un dos estrellas, perfectamente puede conseguir una más.

De estilo sobrio, escandinavo y minimalista, la habitación está bien insonorizada y apenas se oyen los ruidos de los pasillos; unos pasillo que, de por sí y en contra de lo que puedas pensar, están tranquilos durante la noche.

IMG_6707
Habitación triple (foto propia)

 Los colchones son cómodos así como las fundas nórdicas, muy suaves al tacto. Destacar el almohadón, una delicia para descansar después de haber pateado Viena hasta que te hagan heridas los zapatos (¡no hay que llegar a ese límite!). Asimismo, cuenta con un pequeño escritorio y, aunque no tiene un armario clásico como tal, el diseño de la habitación hace que puedas colgar abrigos y chaquetas por un lado y luego tengas un espejo con baldas, perfectamente aprovechado. En sí, las habitaciones pueden parecer de primeras pequeñas pero están tan bien aprovechadas que en ningún momento te da la sensación de chocarte con tus compañeros de habitación.

¿Hablamos de los baños?

En sintonía con la habitación. De nuevo comentarte que las habitaciones privadas disponen de baño privado, sin tener que compartirlo en el pasillo o cosas así. Aunque sencillo, es más que suficiente, con servicio de gel/champú incluido, toallas de calidad y un buen calefactor que hace que no pases, para nada, frío. Por otro lado, la presión de la ducha era muy buena.

IMG_6708
Baño del hotel (foto propia)

¿Algo más?

No os puedo hablar sobre servicios adicionales como el desayuno, la cocina o la sala común. Lo que es cierto es que el hotel no se encuentra en el centro tal cuál ya que está al otro lado del canal de Danubio, en pleno distrito 2 (que es donde realmente ocurre la vida vienesa); por ello, y aunque en la calle donde se encuentra el hotel apenas hay una cafetería y un supermercado barato, es un barrio con abundantes restaurantes internacionales, parques, iglesias y pequeñas plazas con encanto: totalmente tranquilo y seguro, en una ciudad ya de por sí segura y pacífica.

Su situación prácticamente al lado del anillo (se denomina anillo al círculo cerrado que hace el tranvía en su línea 1 y 2 y que permite rodear el centro de Viena así como los principales puntos de interés en poco tiempo y de una manera cómoda y panorámica) hace que, en apenas unos minutos, te puedas situar en el ayuntamiento, la Ópera o el barrio de los museos. Cuenta con parada de metro cercana que te lleva a la estación central de Viena así como las conexiones al aeropuerto (te dejo enlace para que sepas cómo llegar del aeropuerto al centro de Viena

¿Precio?

Tres noches en una habitación triple, solo alojamiento, y reservando como bastante antelación (aproximadamente 5 meses antes) fueron 150€, un precio más que barato para una ciudad sumamente cara, incluso para los propios vieneses. Sin duda una opción a tener en cuenta en tu escapada a Viena, sin necesidad de dejar de lado el hecho de tener un hotel cómodo, prácticamente céntrico y con servicios de calidad.

Si quieres conocer qué hacer en Viena o tips sobre esta bella ciudad, te dejo los siguientes enlaces:

Además, si reservas en Booking a través de este enlace, te puedes beneficiar de un descuento de 15€ al realizar tu próxima reserva (sin coste adicional en tu tarifa): https://www.booking.com/s/34_6/javall68

Recuerda que puedes seguirme en redes sociales: Facebook (Mochila de Cromo), Instagram (@mochiladecromo) y YouTube (@mochiladecromo). Las opiniones y páginas recomendadas en el blog en ningún caso es contenido patrocinado siendo, siempre, opiniones libres e independientes.

One thought on “Opinión | MEININGER Downtown Franz Viena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: