Opinión: Bergen YMCA Hostel

Hoy cambiamos un poco nuestros destinos habituales. Dejamos apartado, de momento, destinos nacionales, para que conozcáis mi opinión sobre el hostel donde me alojé durante mi estancia en Bergen (Noruega). Recoge tu Mochila de Cromo porque comenzamos… ¡ya!

¿Noruega?

Sí, hace unos años, y gracias a un amigo, tuve la posibilidad de visitar este país de contrastes que exhala naturaleza salvaje en cada rincón que mires. Os dejo por aquí cómo llegar a Bergen desde Oslo así como mi reseña sobre el el salto de esquí Holmenkollen, en Oslo.

Hoy, en particular, vengo a hablaros de mi alojamiento en la ciudad de Bergen, ciudad costera situada al oeste de Noruega, que dista 465 km de la capital, Oslo. Considerada la entrada a los fiordos noruegos, Bergen tiene mucho más que ofrecer al viajero low-cost al margen de rincones con encanto y una continua lluvia (sí, dicen los lugareños que en Bergen llueve más de 300 días al año… ¡¡así está todo tan verde!!).

Pero esto es muy caro…

No nos engañemos, Noruega no es un destino low-cost. Pero bueno, para eso en parte estoy aquí: para recomendarte sitios y experiencias baratas en sitios habitualmente caros.

Me hospedé durante dos noches en el Bergen YMCA Hostel. No era mi primera alternativa, tengo que decir, pero la situación del mismo, y sus tarifas, fueron las que acabaron por convencerme. Este hostel se encuentra literalmente pegado al Fish Market y a 2 minutos a pie de las típicas casitas de colores del muelle (el punto más conocido de la ciudad y que visitaréis una y otra vez). En un edificio que parece de estilo gótico, se encuentra este alojamiento que debería ser un must para el viajero low-cost.

11951152_10204676302301585_4635074014908868062_n
Vistas desde la terraza panorámica. Al fondo, el muelle principal de Bergen (Foto propia)

Reservé una cama en una habitación para 4 personas, con baño privado dentro de la habitación. Situada en la última planta, abuhardillada tenía unas vistas a la ciudad y a los montes cercanos, muy bonitas. Asimismo, la habitación contaba con una pequeña (pero práctica) cocina con un fogón, una mini-nevera y varios utensilios de cocina: me pareció una idea estupenda si quieres un poco de privacidad.

El baño, aunque pequeño, era correcto (y estaba limpio), con ducha de agua caliente con suficiente presión. El agua caliente será un recurso por el que mataréis en esta ciudad, incluso en verano.

Como os decía, era una habitación amplia para ser de 4 personas. Con zona para dejar maletas y mochilas, no contaba con una taquilla o similar con candado, por si querías dejar algo de valor ahí. Por otro lado, mis compañeras de habitación fueron dos chicas alemanas de Hamburgo súper agradables.

¿Y el hostel, en sí, qué tal?

Muy bien, la verdad. Cuenta, en la primera planta (donde también se encuentra la recepción) con un salón social para leer o descansar en uno de sus cómodos sofás (y con las mismas vistas a la ciudad) mientras que, anexo a este, cuenta con otro salón más destinado a punto de reunión donde comer, tomar algo, jugar a los diferentes juegos de mesa con los que cuenta el establecimiento, o también descansar, sí.

71966241
Salón social. Tiene unas vistas muy bonitas a la ciudad

Asimismo, también cuenta con una cocina común con utensilios y multitud de cosas de comida que la gente va dejando porque no necesita. Me explico, puedes encontrar pasta, arroz, alguna lata, azúcar, especias,… diferentes cosas que te pueden sacar de un apuro en un momento determinado. La gracia está en que, si tu coges algo, debes dejar otra cosa que ya no vayas a utilizar en tu viaje. Economía colaborativa lo llamaremos.

Aunque el desayuno no estaba incluido, te recomiendo que lo reserves. No recuerdo ahora mismo el precio exacto, pero rondaba unos 6-7€ al cambio. Aunque te pueda parecer caro así de primeras, mejor no te digo cuánto cuesta desayunar en la estación de trenes de Oslo. Está bastante bien y, aunque sin demasiada variedad, tiene mermeladas, zumos, café, pan, embutido y queso (¿alguien ha dicho bocata para comer?) con lo que puedes llenar el estómago a bastante buen precio.

11033976_10204712236759924_7138662553994115089_n
Desayuno en el hostel (Foto propia)

¿Y el precio?

Como os comento, Bergen es una ciudad muy cara dentro de un país muy caro. Al ser una ciudad dedicada, casi por completo, a los turistas que van a visitar los fiordos, es difícil encontrar alojamientos low-cost que tengan un mínimo de calidad. Puedes dormir desde 22€ en la habitación compartida o, como en mi caso, una habitación para 4 personas con baño y ropa de cama incluida, por unos 28€ noche.

Sin duda, os recomiendo este alojamiento. Me imagino que, hoy en día, existen numerosas opciones como pueden ser alojamientos tipo AirBnb o couchsurfing, aunque si buscas un hostel bueno, bonito y barato ( y tranquilo y céntrico) esta es tu opción.

Espero os sirva para guiaros un poco por esta ciudad tan bonita y tan cara. Como siempre, no dudes dejar tu opinión en el apartado Comentarios aquí debajo.

Recuerda que las opiniones aquí vertidas son fruto de experiencias propias y, en ningún caso, objeto de promoción. Dado que el blog no tiene financiación externa, si estás pensado en realizar una escapada o quieres reservar un alojamiento con 15€ de descuento te dejo el enlace a mi código descuento en Booking con el que tú consigues esos 15€ de descuento y contribuyes al mantenimiento del blog. ¡Así de fácil!

Asimismo, puedes seguirme en redes sociales para estar al tanto de las últimas novedades

¡Nos leemos!

 

One thought on “Opinión: Bergen YMCA Hostel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s